En una de las cesiones literarias que solían celebrarse en el barrio de Caminito (Buenos Aires), surgió el debate de cómo se podía entablar una firme resistencia a la pérdida de identidad de las nuevas generaciones, que incluso se notaba en los pueblos cercanos a las urbes pequeñas. Tres meses después, el primero de abril de 2001, se fundó la Institución Iberoletras. La sede principal se estableció en  la ciudad de Trujillo, en honor al poeta César Vallejo.

 
 
 
Portada
 
 
 
 
 
 
 
 
 
cuentos | cuentos cortos | poemas | historias | postales | rafael valcarcel | relato 28 | libros de relatos | libros pdf
©